Cáncer de Pulmón

Compartir

DIAGNÓSTICO DEL CÁNCER DE PULMÓN

La detección precoz del cáncer de pulmón es uno de los desafíos pendientes de la medicina.

La mayoría de los pacientes con cáncer de pulmón son diagnosticados luego de ver a su médico debido a síntomas persistentes. Para ese entonces, con frecuencia la enfermedad se encuentra en un estadio avanzado.

Algunos pacientes reciben un diagnóstico temprano (antes de tener síntomas) porque sus médicos detectan algo en una radiografía de tórax u otra prueba realizada por otros motivos, como un control de una cardiopatía, neumonía u otra enfermedad pulmonar.

Si una persona tiene síntomas y acude al médico, el doctor le hará una serie de preguntas sobre su historial clínico y las enfermedades que ha tenido, le preguntará cuáles son los síntomas y los signos que presenta en ese momento, y realizará un examen físico, que incluirá una auscultación pulmonar. Dado que los síntomas no son exclusivos del cáncer de pulmón, es necesario utilizar estudios bioquímicos y de diagnóstico por imágenes para la confirmación de la enfermedad.

Si sospecha que el paciente tiene cáncer de pulmón, el médico recomendará realizar una serie de pruebas que le ayudarán a realizar un diagnóstico.

Estas pruebas pueden incluir una radiografía de tórax, una tomografía computarizada (TC) y también un estudio conocido como citología de esputo, las cuales brindarán información acerca de la enfermedad y su posible extensión.

Pruebas más utilizadas para el diagnóstico del cáncer de pulmón

 

Sin embargo, solamente es posible confirmar de manera definitiva el diagnóstico y el tipo particular de cáncer de pulmón de cada paciente mediante la toma de una biopsia del tejido sospechoso, su análisis bioquímico y observación al microscopio.

¿Cómo podemos diferenciar los diferentes tipos de cáncer de pulmón?

En los últimos años con los avances en la investigación y el uso de nuevas herramientas, se han tenido importantes avances en el campo del diagnóstico, lo que ha permitido describir diferentes perfiles genéticos en pacientes con cáncer pulmonar. Esto quiere decir que las células que forman cada tumor tienen diferentes susceptibilidades ante los diferentes tratamientos dirigidos. Hoy sabemos que existen al menos 12 tipos de alteraciones genéticas que generan 12 tipos diferentes de cáncer de pulmón, y que muchos de estos tipos tienen terapias diseñadas particularmente para cada tipo de alteración genética.

Mediante una biopsia, podemos obtener células tumorales y el material genético que nos ayudarán a realizar el diagnóstico definitivo. Estas se obtienen comúnmente de forma directa del tumor, ya sea por una punción o una broncoscopia o en el momento de realizar una cirugía; pero también podemos obtener ADN que se encuentra en el torrente sanguíneo proveniente de las células tumorales muertas para poder realizar pruebas de secuenciación como se hace con la biopsia líquida.

Una vez obtenida estas muestras debemos analizar mediante distintas pruebas moleculares los cambios genéticos o a nivel de proteínas que pueden presentar las células tumorales. Para esto, se utilizan diferentes técnicas como son: Inmunohistoquímica (IHC), Hibridación in situ fluorescente (FISH), Reacción en cadena de la polimerasa (la famosa PCR, conocida actualmente por ser uno de los métodos de diagnóstico para Covid-19), y secuenciación de próxima generación (NGS).

Lo anterior nos indica que las pruebas de secuenciación genómica desempeñan un papel importante en la identificación de estos perfiles ya que pueden identificar cambios genéticos específicos en las células tumorales (por ej. mutaciones).

Para ver las fuentes del contenido de esta sección